Añadir tus métodos de pago

Una vez que ya tienes productos creados y disponibles en tu tienda es el momento de añadir las formas de pago para que tus clientes puedan empezar a realizar sus pedidos.

En tu web tienes disponibles las siguientes formas de pago. Indícanos cuales quieres que te habilitemos.

  • Contra Reembolso
  • PayPal
  • Tarjeta de Crédito
  • Pago en Tienda

Contra Reembolso: Los clientes pagarán en metálico o por otros métodos al transportista cuando le entregue tu pedido y la agencia te lo abonará. El tiempo en que la agencia te abonará los importes depende de cada transportista. Normalmente el transportista aplica una comisión (Acostumbra a ser de un 5% del valor del pedido, con un mínimo de 3€).

PayPal: Con PayPal, deberás crear una cuenta en paypal.es que será la cuenta dónde recibirás los pagos de tus pedidos. PayPal te permite traspasar regularmente los fondos a tu cuenta corriente. La comisión suele rondar el 3%, aunque es un método de pago muy utilizado por los clientes habituales de internet. Una vez creada y configurada tu cuenta de PayPal necesitaremos que nos facilites algunos datos para dejarla configurada en tu tienda online.

Tarjeta de Crédito: El pago con tarjeta es el más utilizado por los clientes de tiendas online. Para activar esta forma de pago es necesario que contactes con tu entidad bancaria y solicites la contratación de un “TPV Virtual” o “Pasarela de Pago”. Con esto, tus clientes realizarán las compras en tu web y pagarán en la web del banco con su tarjeta y tu recibirás el importe en tu cuenta. La comisión que cobre tu entidad bancaria sobre las ventas dependerá de tus condiciones como cliente.

También dispones de una plataforma online para pagos con tarjeta, Stripe, con la que podrás recibir estos pagos. Abrir una cuenta en Stripe.com no lleva más de 10 minutos y la comisión que aplican es de 0,35€+1,4% de cada venta. Su ventaja es la facilidad y rapidez. En minutos puedes estar recibiendo tus pagos.

Pago en Tienda: Si dispones de un local, puedes dejar que tus clientes te realicen el pedido online y que lo abonen en tu tienda cuando pasen a recogerlo. De este modo podrás cobrarlo en metálico o con tu TPV físico cuando acudan a tu establecimiento.